BUSHIDO ZEN

La unión de las escuelas marciales antiguas (Ko budo) con la experiencia mística del Zen, dió lugar al camino de un nuevo guerrero. El camino trascendente que ilumina el Bushido ya no se queda en el dominio de las técnicas marciales de cuerpo, sable y estrategia bélica; sino que se abre a la inmensa lucha de conocerse así mismo y a través de la experiencia directa a través del cuerpo, derrotar los demonios propios tales como la ira, el egoísmo, el miedo o la rigidez.

La influencia del zen a partir del siglo XVII en Japón, hizo que muchos Samuráis como Miyamoto Musashi transformaran una vida de violencia y locura por un camino de conocimiento. Nacía así el concepto de guerrero interior, no solo fuerte por su conocimiento externo del combate, sino sobre todo por vencerse a sí mismo.

Por ello, en Bushido Zen , entrenamos con realismo sin violencia, se estudia tanto la técnica externa de las tradiciones marciales como la repercusión en nuestra vida cotidiana.Autoestima sin ego , capacidad de control sin rigidez, fuerza sin competitividad. Todo ello hace que no halla limitaciones de sexo o edad para practicarlo.